Integrado por convenio a la Red de
Centros Españoles en el Exterior

Niveles educativos

Pre-Primaria, Primaria y Secundaria



Pre-Primaria

Se atiende a niños y niñas comprendidos entre 2 y 6 años, se caracteriza por cumplir una doble finalidad: la socialización del ser humano y la estimulación de los procesos evolutivos.  Se entiende por socialización el proceso de incorporación, a la conducta de las personas, de normas que rigen la convivencia social y su transformación.

Para satisfacer necesidades e intereses individuales: pautas, normas, hábitos, actitudes y valores que se adquieren en la interacción con otros y otras.  Su finalidad es que el niño y la niña se reconozcan como seres con identidad personal y como sujetos sociales.  La estimulación de los procesos evolutivos se centra en los aspectos psicológicos que configuran el crecimiento y desarrollo físico, intelectual, afectivo, social y moral de los educandos, a través de diferentes experiencias educativas que favorezcan el desarrollo integral.

Primaria

El nivel primario está conformado por seis grados, agrupados en tres secciones: con el objetivo de proporcionar a los niños y niñas, comprendidos entre los 7 y 12 años aproximadamente, una educación que haga posible la adquisición de los elementos básicos de la cultura guatemalteca y española.

Se pretende que los estudiantes adquieran los aprendizajes relativos a la expresión oral, lectura, escritura, (español/inglés) cálculo aritmético, conocimiento del medio escolar y familiar.  También se hace énfasis en la formación de los valores humanos, sociales, éticos, culturales, cívicos, deportivos, artísticos y tecnológicos adquiriendo una progresiva autonomía de acción en su medio, de tal manera que los niños realicen los aprendizajes necesarios para vivir e integrarse a la sociedad de forma creativa, participativa y crítica.

Secundaria

Esta etapa educativa aporta a los adolescentes y jóvenes de uno y otro sexo, que han culminado con éxito su nivel primario, los elementos educativos de orden cognitivo, afectivo, social y moral que les permitirán desarrollarse de forma equilibrada e incorporarse a la sociedad con autonomía y responsabilidad.

Se pretende que dicha autonomía culmine en la construcción de la propia identidad, en el asentamiento de un autoconcepto positivo y en la elaboración de un proyecto de vida vinculado a los valores.